Noticias

Ago
23
2012
MI ACTUAR COMO SER HUMANO

Mi actuar como ser humano, en el que queda incluida mi labor profesional, está orientado por el ejercicio de mi libertad hacia la búsqueda  de la felicidad, que suele ser esquiva, y del bienestar  fundado en el amor, en su sentido más amplio, esto es el que, partiendo de cada uno de nosotros los seres humanos, nos abarca  y se extiende en todo lo existente susceptible de ser amado, respetando el despliegue de cada cual, reconociendo la libertad del otro, sin menos cabo de defender -sin violencia o con la menor violencia posible- el propio despliegue, crecimiento, desarrollo y, naturalmente, la propia libertad.

Se genera así un mundo saludable centrado en el hombre (o sea ser humano en sus dos vertientes: mujer y varón).  Lo saludable tiene su esencia en la salud que, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) se define como el estado de bienestar  resultante del equilibrio armónico inestable de lo orgánico y lo psicosocial y no sólo la ausencia de enfermedad.

La anterior definición si bien es clara es escueta. Ampliandola conceptúo  que la salud humana es la condición de bienestar resultante  del equilibrio armónico, inestable entre lo ecológico, lo biológico, lo psicosocial y lo espiritual, componentes de l avida tanto en la salud como en la enfermedad, que permite al ser actuar de modo constructivo, en el mundo y circunstancias en las que va intentando lograr dar y recibir amor de sus pares, particularmente  de los seres cercanos, viviendo creativamente y aportando protección a sus allegados, buscando la trascendencia espiritual permitiendo la convivencia pacífica con el mundo en que vivimos y en el que encontramos placer, también dolor, y buscamos felicidad. La salud humana es pues un estado de bienestar  cenestésico (que es el sentimiento o noción general de la propia vida) placentero surgido de la integración de lo ecológico con lo biológico, lo psicosocial y lo espiritual (ecobiopsicosocial) mencionada en parrafos anteriores.